Saltear al contenido principal

El río olvidado…

Una pareja pescando

Como es bien sabido Guadalete quiere decir río del olvido. Procede del árabe uad, río, y de lete, que en griego significa olvido, recuerdo del tiempo en que por estos lares gaditanos campaban fenicios y griegos.

 El  pasado sábado hice con unos amigos el recorrido junto al río en sentido inverso al del referido en la entrada anterior de este blog ´río escondido`. Empezando desde el mismo sitio, El Retiro y el molino de la Molina, recorrimos el sendero de los cuatro molinos junto al Guadalete  para volver a entrar en el pueblo por el molino de la Fuente del Río y ascender hasta los Caños Verdes. Fue un bonito paseo, que realizo a menudo, donde nos cruzamos con numerosos vecinos e incluso forasteros que disfrutaban del día y del precioso paraje.

Hace pocos años otro ayuntamiento decidió restaurar o construir este sendero junto al río que enlaza los cuatro antiguos molinos. Fue una excelente idea y un trabajo costoso que duró muchos meses. Por el camino, con un firme adecuado, se podían ver grupos, parejas, familias e incluso cochecitos de bebés. Era una manera de poner en valor los recursos naturales de Arcos, su belleza y las posibilidades de esparcimiento que tiene el río.

Pero ha pasado el tiempo y el actual ayuntamiento seguramente ha decidido rendir un homenaje al Guadalete y a su nombre como río del olvido. El Guadalete a su paso por Arcos es ignorado y menospreciado por quien debería velar por preservar nuestro patrimonio natural.  Hace años que nadie repara ni limpia un recorrido tan encantador con unas vistas insólitas de Arcos y la peña. El camino está plagado de escombros, plásticos y botellas rotas. El firme ha sido socavado por las aguas en buena parte del camino ¡Una pena!

 

Volver arriba