Saltear al contenido principal

japonismos , 1 mirando al sol naciente

La grulla malva nos la regaló un cliente japonés, la amarilla la ha hecho Jazmín.
Cae de la hoja
y reemprende su vuelo
la luciérnaga…
Bashô
Me encanta lo japonés – arte, costumbres, cine, poesía, artesanía, cocina…- aunque no tenga ningún ansia especial en visitar este país. Sin embargo, me he dado cuenta de que con el paso de los años, y de forma casi impercetible, un sutil toque japonés me rodea. Este es un pequeño inventario de las pinceladas de japonismo de La Casa Grande, con el reconocimiento para todos los que lo han hecho posible. Continuará.
Hace muchos años una compañía de danza japonesa que visitó Barelona me regaló este conjunto de platitos. En la biblioteca
En el otro extremo del sofá de la biblioteca otro toque japonés con el almendro siempreflorido que me he ingeniado
Kimu, hombre de un gusto exquisito, me regaló este hermosa cerámica
En el díptico de Ramón Herreros, los peces están inspirados en Hokusai  y la cinta roja es una referencia al shintoismo
Esta máscara de teatro simboliza la felicidad. Otro regalo de Juan José y Kimu

 

«Trata a quien te visita como si fuera la última vez». Alfonso Montero hizo esta caligrafía para La Casa Grande
Grabado de Hokusai, una de las vistas del monte Fuji, obsequio de Juan José Padilla – nuestro hombre en Tokio y de Kimu
Recorte de periódico con «A sudden Gust of Wind ( after Hokusai)» de Jeff Wall
La grulla de caña y semillas que da buena suerte
Un grupo de la facultad de Arquitectura de la universidad de Hosei, dirigido por Hidenobu Jinnai, hizo un extraordinario estudio sobre la arquitectura en Arcos de la Frontera. La Casa Grande fue incluída en esta investigación.

 

Volver arriba