la senda de las cabras felices

Las laderas del monte Albarracín son un pequeño paraíso a escasos metros de El Bosque o de Benamahoma y a media hora en coche desde La Casa Grande. Hoy he hecho otra gozosa ceremonia de celebración de la primavera recordando a mi amiga Margarita Temprano, que ahora está lejos. Juntas descubrimos este sendero hace algunos años, inundado de cabras en varias ocasiones, y hoy  he hecho este camino feliz, con Marga en el pensamiento y en el corazón. Ahí están las imágenes, pero no puedo plasmar ni los trinos de los pájaros, ni las aromas de flores y plantas que me me han aderezado este camino.

flores del majuelo

un quejigo imponente

cambrón junto al camino

los preciosos colores de la jara

la primera pionera peonía

oloroso tomillo